Usuari :
Data : 14-12-2017

Renacer Barcelona

Cartes i escrits

Pàgina anterior | Pàgina següent ... Cartes i escrits del 11 al 20 d'un total de 24

05-02-2005Renéixer GironaComo rayos de luz ...
03-02-2005Marisol BeltránELABORAR EL DOL,,,,,
25-01-2005Joan MaríasUNA META , UN CAMINO, UN CAMINANTE
25-01-2005Roque Nadra¿Por qué a mí? Respuestas ante el sufrimiento y la pérdida
25-01-2005José Luis Martín Descalzo"Aprender a equivocarse"
24-08-2003Gustavo Berti / Alicia Schneider-BertiMensaje del Dr. Gustavo Berti y Alicia Schneider-Berti (fundadores del Grupo Renacer)
00-00-0000Elspeth LudemannMI HIJO HA MUERTO ¿QUÉ PUEDES HACER PARA AYUDAR?
00-00-0000OSHOExtractado de CORAJE - La alegría de vivir peligrosamente
00-00-0000Anna Inés de AvrujLa aceptación del sufrimiento - Viaje del Alma - Edit. Grijalbo
00-00-0000JordiEl dia que no est

Pàgina anterior | Pàgina següent ... Cartes i escrits del 11 al 20 d'un total de 24

00-00-0000
Como rayos de luz ...
Renéixer Girona

Como rayos de luz que se cuelan en nuestra alma,sentimos los papas de Girona el inicio del grupo RENACER.
En este despertar de nuestro espíritu, que empieza por sentir la humildad de ser estos diminutos granos de arena,que en su individualidad son pequeñitos pero en su unidad forman una hermosa y apacible playa,donde la espuma de las olas llega abrazando a cada uno de nosotros,siempre en constante cambio,en constante movimiento y en ese despertar sentir las limitaciones que tenemos como seres humanos y abrazar desde el alma lo diversidad de esfuerzos,simplemente por ESTAR.
La vida nos da la oportunidad a los papas de Girona de dejar fluir nuestro mensaje de esperanza,sintiendo que el siléncio de la auséncia nos habla de ternura,ilumina nuestros sentidos para entregar a la vida lo que un DIA nos dio a nosotros.AMOR.
Desde nuestro corazón os invitamos a todos a participar en el inicio de RENACER - GIRONA, Será;(con el permiso de la vida) El DIA 15 de mayo en el "centre cívic de Sta Eugénia".
Nuestro esfuerzo ya nos ayuda en este acto de unidad al compartir la eséncia de la vida,creando una cadena de amistad que nos ayuda a crecer en libertad y viviendo en armónia con la PAZ.
Grácias desde aquí,por ser fieles a vosotros mismos haciendo del destino la suma de todo lo que nos conduce hacia adelante con dignidad.
Somos lo que somos y quienes somos GRACIAS a la gente que hemos amado,siempre desde nuestro interior.
Deseamos,desde RENACER GIRONA,que el misterio de al vida siga uniendo la bondad de los corazones con nudos de PAZ Y AMOR.

×

00-00-0000
ELABORAR EL DOL,,,,,
Marisol Beltrán

Elaborar el dol comporta posar-se en contacte amb el buit que ens deixa la perdua i per aquests motiu és necesari,pas a pas,caminar per un camí de dolor inicial que ens ensenyarà les dures lliçons de la mort i aqui no hi ha carreres.
1ºacceptar la mort del nen
2ºSENTIR EL DOLOR
3ºapendre a viure sense el físic de'n Cris 4ªrecuperar l'interes per la vida i pels vius
Desde aqui us puc dir que finalitzar el dol no es oblidar,finalitzar el dol és donar-li sentit a la nova vida.Entendre que l'amor no s'acava amb la mort.Potser és perdonar i sentir que el dolor no esta en la mort.Mai ens recuperem de la mort d'un fill,només hi ha un canvi existèncial,i només nosaltres podem decidir si la vida del nostre fill ens donarà serenitat o amargura.
Busque'm un sentit a la vida dels nostres fills,ells van néixer de l'amor.

×

00-00-0000
UNA META , UN CAMINO, UN CAMINANTE
Joan Marías

El hombre surgió de la naturaleza como algo singular al despertar la conciencia.
En ese momento adquirió responsabilidad por sí mismo, comenzó a ganar su propio destino. Pudiendo variar la pauta de sus acontecimientos, fué incorporando nuevos hábitos, nuevos esquemas que le proporcionaran mayor dicha a más largo plazo y una respuesta más nítida de quién era él y esa realidad que lo envolvía por dentro y por fuera. Además, de este modo, aumentaba su capacidad de ser feliz dentro de un marco más amplio. Así la vida se convirtió definitivamente en un proceso de aprendizaje consciente.

Vivir es tomar consciencia de la realidad. Es una cuestión de concentración. Este és, en definitiva, el problema básico del ser humano.

La esencia humana és algo absoluto que se expresa, en términos relativos, como libertad, amor, paz, armonía, pureza, perfección, inteligencia. Esa esencia es filtrada por el ego y la mente que la deforman. La mente utiliza el cuerpo físico como vehículo de expresión. Es inestable por naturaleza, cambia de foco costantemente, evitando que el teleobjetivo de la vida esté centrado para captar la realidad.

La mente siempre busca, está insatisfecha ya que no se asienta sobre algo seguro. Se exterioriza a través de los órganos de los sentidos dando una interpretación limitada de la realidad.

Esa mente debe ser aquietada, debe ser centrada, si el hombre quiere contemplar plenamente. Para mejorar la condición humana debe tenerse en cuenta que és la manifestación de una unidad funcional cuerpo-mente la cual abarca múltiples factores. Las capas más sutiles de la personalidad dominan sobre las más groseras. Es preciso llegar a la raíz, al ego, esa conciencia individual que, de acuerdo con su evolución, adapta una visión de la vida más amplia o más estrecha, más egoista o altruista, sus actitudes se acercan al temor o al amor.

El ego debe ser purificado para que transparente la esencia inmanente. El auténtico aprendizaje humano es el que hace que el ego se identifique más con lo cósmico que con lo individual y limitado

Dado que la raíz de la vida son los pensamientos, habrá que ir fomentando los más positivos que faciliten el afloramiento de un pensamiento sublime ideal que abarque toda la mente hasta transcenderla a una realidad superior, la plena y única realidad. Para ello, los seres que alcanzaron la realización, han utilizado desde la religión hasta la filosofía por tal de dejarnos claves, mapas referenciales que nos orienten en ese camino de la vida el cual es absolutamente personal.

Para la mayoría de personas, llegar directamente a sus capas más sutiles y actuar sobre ellas es muy difícil. Antes será conveniente purificar las más groseras para así actuar sobre las más sutiles. Cada temor, cada ansiedad de la mente, se traduce en un impulso anómalo para actuar que significará un desequilibrio en el “flujo” de “prana” (energía vital) y a su vez una distorsión en el funcionamiento de las glándulas de secreción interna, el sistema nervioso y en un cúmulo de tensiones musculares en el cuerpo físico, menguando sus posibilidades y desembocando a la enfermedad. El resultado de todo ello es una retroalimentación del temor y la ansiedad originales. No lleva las riendas que conducen su vida, sino que es arrastrado por una excitación desordenada. Eso hace al individuo inseguro, intolerante, agresivo e infeliz.

Toda persona que quiera mejorarse, llevar una vida próspera y satisfactoria debe comenzar desatando esos nudos de tensión muscular que lo mantinen atenazado. Para eso fueron diseñadas las “ásanas” (posturas de Yoga).

La mayoría de indivíduos viven a la defensiva, contraídos, apegados a un cuerpo que no conocen y a multitud de convencionalismos insatisfactorios, pero a los que se aferran engañosamente para sentirse seguros.

Al estirar los músculos, al experimentar intensamente una ásana, la persona va volviéndose más sensible, ampliando su capacidad de percepción, las células se oxigenan, la energía se recicla, el bienestar se establece.

De esta forma encuentra seguridad en sí mismo, desarrollando un proceso de crecimiento personal que irá abarcando otras capas más profundas, integrándose a nuevos esquemas, incorporando nuevas actitudes ante la vida y una visión más ámplia de la realidad que le conducirán a la realización.

El ser humano és un ente incompleto pero encierra la perfección. Culminar su propia búsqueda es lo que le mueve en la vida. Generalmente la búsqueda personal es confusa y se limita a la consecución de cosas materiales perecederas y el motivo que la impulsa es egoísta. Se necesita una meta superior a la que dirigirse, así como un instrumento o camino que conduzca a la meta. Esto son factores que no son rigurosos sino que evolucionan con el indivíduo. Caminos no hay más que uno, lo que hay son diferentes tramos del camino y diferentes visiones de la meta de acuerdo con el tramo en el que uno se encuentre.

La meta és la paz, la felicidad, el conocimiento esencial. El camino és fluir por el cauce natural de la vida, és equilibrio, és establecer una armonía entre el mundo interno y el mundo externo para así ir ascendiendo de armonía en armonía de acuerdo con la visión de cada indivíduo.

Una vez se ha vislumbrado la meta sublime y se dispone del método para alcanzarla, debe ser incorporado plenamente a la vida porque su práctica es lo que le acerca a uno a sí mismo, le libera, le hace comprender el significado de la existencia y le proporciona la dicha y la paz. Este método o camino puede ser llamado genericamente Yoga. Abarca todos los aspectos de la personalidad humana de una forma integrada. Con una práctica regular y progresiva el éxito está asegurado.

Vive de una forma auténticamente intensa, contempla y obtén la respuesta.

Recuerda:

En el universo todo cambia. Cambiar quiere decir moverse, caminar hacia la perfección. Todo ser humano se siente incompleto, algo inacabado que está mudando constantemente. La vida es una espiral que acerca al indivíduo al centro, donde se contempla la totalidad. Aporta repetidas veces las mismas o parecidas experiencias pero, debido al progreso personal, la visión de esas experiencias está cada vez más cerca del centro de la espiral. El ser inmaduro se mueve casi en círculo, repitiendo lo mismo sin apenas cambiar; solo un extremo dolor le aleja de un punto equivocado. El maduro busca la linea recta que le conduzca a la meta más plena y se dedica a observar constantemente la vida para mejorarla

Eres dueño/a de tú destino. Vive de una forma auténticamente intensa.

Joan Marías

...................................

×

00-00-0000
¿Por qué a mí? Respuestas ante el sufrimiento y la pérdida
Roque Nadra

Gran parte de la manera en que aprendemos a vivir y a crecer a través del sufrimiento de nuestros adioses se relaciona con la forma en que encaramos la causa de ese sufrimiento. Cuando la gente atraviesa momentos difíciles, cuando trata de explicarse los "accidentes de la vida" (esos hechos no planificados, impredecibles), o trata de encontrar a alguien o a algo que justifiquen su causa. Por lo general, la gente que sufre llega a la conclusión que la vida es injusta. Pero lo que en realidad quiere significar es: ¿Por qué Dios no es justo? Se tiene la esperanza de que lo bueno debería sucederle a los buenos, y lo malo a los malos. Si hemos sido buenos, no deberíamos recibir los golpes crueles y desagradables de la vida. ¿No es así como debería actuar Dios? ¿Por qué Dios no es justo? ¿No es Dios quien, en última instancia, es el responsable de este dolor? ¿Por qué ese Dios, que todo lo puede, no lo detuvo instantáneamente?

Con cuánta asiduidad proclaman esa actitud hacia el sufrimiento quienes fueron heridos por los adioses. Padres que se dedicaron tanto a sus hijos, e hicieron todo lo posible para compartir lo bueno con ellos, sufren por el estilo de vida que eligieron sus hijos y por los abusos que cometen. Sus voces interiores son una mezcla de culpabilidad y de rabia por las injusticias de la vida: "¿En qué nos equivocamos? ¿Por qué la vida nos da esta humillante bofetada? ¿Por qué Dios permitió que esto sucediera?". Lo mismo se pregunta la mujer que toda su vida lucha contra la depresión. Algo en ella aniquila su autoestima y le arranca la alegría a medida que va diciendo adiós a su energía interior y a su entusiasmo. Observa a otros, que nunca pasaron por esa prolongada lucha emocional, y se pregunta: "¿Por qué a mí? ¿Qué he hecho? ¿Qué más puedo hacer? ¿Por qué Dios no me libra de esto?".

A un hombre, que ama profundamente a su esposa y lucha con todas sus fuerzas para brindarles una buena vida, a ella y a sus cinco hijos, lo invade la soledad después que su mujer muere en un accidente automovilístico. Grita con ira y angustia: "¿Por qué mi esposa? ¿Por qué yo? ¿Por qué nosotros? ¿Por qué no evitaste el accidente, Dios? O la mujer que despierta una mañana y descubre que el marido, a quien ella sintió tan cercano, eligió llevar una nueva vida con una de sus empleadas. Se siente atormentada por el dolor de la traición y el desprecio personal; ella también se lamenta por haber recibido algo que no merecía. El agricultor que ha trabajado duramente para aferrarse a su tierra, recibe la devastadora decisión de su banco de privarlo del derecho de renovar su hipoteca. Los precios del mercado, la sequía y las tormentas lo destruyeron. Camina por última vez a través de su tierra diciéndole adiós a esa vida que tanto significó para él, y se pregunta qué hizo de malo para que la vida lo tratara de manera tan cruel. Toda esa gente se ha enfrentado con una realidad de la condición humana: la vida es injusta.

No siempre la vida nos trata bondadosamente. Ellos también se enfrentaron con las profundas cuestiones que plantean los adioses: ¿Qué tiene que ver Dios con mi sufrimiento? ¿Por qué la vida tiene que ser así?

Teorías falsas sobre el sufrimiento

Si escuchamos con atención a los que sufren, o a quienes tratan de consolar a los que sufren, oiremos que sus comentarios encierran la indudable creencia de quién es el causante del sufrimiento y por qué lo hace. En general, sus creencias giran alrededor de las siguientes razones: Primera, Dios manda el dolor, la pérdida amarga, por lo mucho que él nos ama. Por ello, cuanto mayor sean nuestras dificultades, más grande será el amor que Dios siente por nosotros, porque el sufrimiento es una purificación y un medio de transformación. (A una hermana de mi comunidad, operada varias veces de tumores malignos, le dijeron una vez: "Dios te debe amar muy especialmente para darte todo este sufrimiento". Ella contestó: "Bueno, si es así, desearía que Dios no me amara tanto"). Otra creencia supone que Dios nos manda el dolor para castigarnos por algún pecado del pasado. Esa creencia encierra culpabilidad, a la cual, a menudo, acompaña la aflicción, porque se siente que quienes sufren provocaron indirectamente a Dios para que les mandara el sufrimiento. Ellos creen que el sufrimiento no se hubiera producido de no haber sido por sus pecados. (Una pareja de jóvenes sufría profundamente la muerte de su hijito de dos años. Cuando el niño murió, los padres llegaron a la conclusión que Dios se los había arrebatado porque ese hijo había nacido fuera del matrimonio). Tercera, algunos piensan que Dios les envía el dolor para ponerlos a prueba, para ver si realmente tienen fe, y para probar su amor por Dios en momentos difíciles. Por último, existe una creencia que Dios manda el sufrimiento por alguna razón que nosotros no entendemos. La gente suele decir: "Dios lo quiere así y nosotros debemos simplemente aceptarlo si queremos ser buenos y fieles creyentes".

Ninguna de estas cuatro creencias representa un enfoque correcto que nos permita llegar a comprender el sufrimiento que provocan nuestras situaciones de ruptura, o para vivir a través de ellas. La principal premisa de estas creencias es falsa. Dios no nos manda el sufrimiento. Todavía tenemos muchas opiniones malsanas en nuestra teología del sufrimiento. Cada vez que decimos "Dios manda el sufrimiento", entramos en un territorio teñido de paganismo. Los habitantes de la antigüedad también lucharon contra los males y las penas que les obstaculizaban su existencia humana. Ellos ponían en tela de juicio a los elementos naturales: ¿Por qué los rayos y las tormentas destructoras? ¿Por qué la falta de lluvia o el exceso de sol para los cultivos? ¿Por qué la infertilidad para algunas mujeres y no para otras? ¿Por qué la muerte, las enfermedades y otras calamidades que dañan y arrebatan la vida? Empezaron a darse cuenta que todos esos conflictos misteriosos provenían de algún poder que se ocultaba en esos incidentes. Algo o alguien les mandaba las cosas buenas o las malas. Desarrollaron la teoría siguiente: si ellos apaciguaban los poderes misteriosos, que presumían eran los causantes de que sucediera lo bueno o lo malo, se les perdonarían las fatigas y los dolores de la vida. Los dioses, como posteriormente se denominaron esos poderes, a su vez, serían buenos con ellos y no les mandarían el sufrimiento.

Esa teología del sufrimiento, basada en apaciguar a los dioses cuyos poderes influían sobre ellos, se incluyó en los relatos del Antiguo Testamento. Recordemos la historia de Abraham, a quien se le pidió que matara a su único hijo en el altar de los sacrificios, para que probara su fe en el Dios verdadero (Gn. 22). Se presentó un mensajero de Dios y detuvo a Abraham. Este hecho rompió con una tradición en la forma de pensar: ya no eran necesarios los sacrificios humanos para apaciguar al único Dios verdadero. Fue una ruptura y un adelanto, pero la idea de sacrificios con fines de apaciguamiento persistió durante muchísimo tiempo, como vemos en el Nuevo Testamento, que se refiere a Jesús como la víctima propiciatoria o como el sacrificio que apaciguará al Padre (1 Cor. 6, 20; 1 Ped. 1, 19; Heb. 10, 1-18).

También el concepto de ser puesto a prueba por medio del sufrimiento se mantuvo durante muchos años. En la historia de Job, el autor nos dice que Dios puso a prueba a Job destruyendo a todos aquellos a quienes Job amaba y a todas las cosas de valor que Job poseía. ¿Qué clase de Dios haría una cosa así? El conflicto que el autor del libro de Job tenía con el misterio del sufrimiento era el mismo que nosotros tenemos ahora, mas él llegó a la conclusión de que Dios era un Dios que ponía a prueba.

La idea de que Dios manda el sufrimiento como castigo por nuestros pecados se manifiesta a través de la historia de la humanidad, a lo largo del Antiguo Testamento, y en el Nuevo Testamento. Cuando Jesús estaba con sus discípulos, ellos le preguntaron por un hombre ciego: "Maestro, ¿quién ha pecado, él o sus padres, para que haya nacido ciego?". Jesús les contestó: "Ni él ni sus padres han pecado, nació así para que se manifiesten en él las obras de Dios" (Jn 9, 2-3). En otra oportunidad, el propio Jesús planteó el mismo tipo de pregunta para disipar la teoría de que el sufrimiento era el castigo del pecado. Cuando "se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilatos mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios", Jesús les respondió: "¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no\" (Lc 13, 1-3). En ambos casos, Jesús rechaza la creencia tan difundida de que el sufrimiento del hombre que nació ciego, o el de los galileos asesinados, o el de cualquiera en situación similar, sea un castigo por haber pecado. En cada una de esas circunstancias, Jesús llega a señalar la necesidad del arrepentimiento de lo pecaminoso de cada uno, y sugiere que casos como estos pueden ser invitaciones para un cambio profundo o para una conversión interior. Al hacerlo, él da a entender que el sufrimiento puede brindarnos una oportunidad para que reflexionemos sobre nuestra vida, la clase de persona que somos, cómo nos relacionamos con los demás, lo que valemos; pero Jesús se niega de lleno a ratificar la teoría tradicional de que el sufrimiento sea mandado como un castigo por los pecados de alguien.

¿Qué decir de la voluntad de Dios? ¿Es que Dios desea nuestro sufrimiento? Dios no nos manda nuestro sufrimiento ni desea que lo padezcamos, sino que Dios permite que se manifieste. Jesús mismo luchó con la "voluntad del Padre" cuando padeció sus propias angustias (Lc 22, 39-46). Jesús era totalmente humano. No quería sufrir el dolor. Le rogó a su Padre que participara de su momento del adiós y que lo privara del dolor: "Padre", le dijo, "si quieres, aleja de mí este cáliz". Cuando Jesús continuó diciendo "Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya", estaba aceptando su dolorosa situación. El Padre no intervino, no hizo un milagro y le evitó la cruz; no salvó a Jesús de ser un humano. Él permitió que Jesús participara plenamente de la condición humana de la misma manera que todos nosotros participamos plenamente de ella. Dios quiere nuestra felicidad, nuestra paz mental y espiritual. Dios no quiere ni necesita que nosotros suframos los pesares de la vida, pero Dios permite que el sufrimiento se produzca porque, como lo dijo con tanta claridad el maestro Kushner, si Dios actuara de otra manera bloquearía nuestra naturaleza humana y nuestra condición humana. Los accidentes ocurren, la muerte nos llega, las enfermedades son frecuentes en nuestro mundo, pero Dios no nos hace esas cosas. Somos seres humanos totales y finitos, que vivimos en una tierra donde suceden desastres naturales, donde existen las condiciones genéticas, donde a veces optamos por cosas mezquinas o lamentables, donde la vida no siempre se desarrolla como lo habíamos planeado o como lo deseábamos. Poseemos la gracia divina y nos agobia nuestra humanidad, el misterio de llegar a integrar nuestra individualidad mediante continuos adioses. Somos frágiles e incompletos, estamos siempre sujetos a posibles pesares. Vivimos en un mundo donde sabemos que no podemos huir de nuestra propia muerte, nuestro último adiós antes de la bienvenida eterna.

roque nadra

×

00-00-0000
"Aprender a equivocarse"
José Luis Martín Descalzo

Una de las virtudes-defecto más cuestionables: el perfeccionismo. Virtud, porque evidentemente, lo es el tender a hacer todas las cosas perfectas. Y es un defecto porque no suele contar con la realidad: que lo perfecto no existe en este mundo, que los fracasos son parte de toda la vida, que todo el que se mueve se equivoca alguna vez.

He conocido en mi vida muchos perfeccionistas. Son, desde luego, gente estupenda. Creen en el trabajo bien hecho, se entregan apasionadamente a hacer bien las cosas e incluso llegan a hacer magníficamente la mayor parte de las tareas que emprenden.

Pero son también gente un poco neurótica. Viven tensos. Se vuelven cruelmente exigentes con quienes no son como ellos. Y sufren espectacularmente cuando llega la realidad con la rebaja y ven que muchas de sus obras -a pesar de todo su interés- se quedan a mitad de camino.

Por eso me parece que una de las primeras cosas que deberían enseñarnos de niños es a equivocarnos. El error, el fallo, es parte inevitable de la condición humana. Hagamos lo que hagamos habrá siempre un coeficiente de error en nuestras obras. No se puede ser sublime a todas horas. El genio más genial pone un borrón y hasta el buen Homero dormita de vez en cuando.

Así es como, según decía Maxwel Brand. \"todo niño debería crecer con convicción de que no es una tragedia ni una catástrofe cometer un error\". Por eso en las persona siempre me ha interesado más el saber cómo se reponen de los fallos que el número de fallos que cometen.

Ya que el arte más difícil no es el de no caerse nunca, sino el de saber levantarse y seguir el camino emprendido.

Temo por eso la educación perfeccionista. Los niños educados para arcángeles se pegan luego unos topetazos que les dejan hundidos por largo tiempo. Y un no pequeño porcentaj! e de amargados de este mundo surge del clan de los educados para la perfección.

Los pedagogos dicen que por eso es preferible permitir a un niño que rompa alguna vez un plato y enseñarle luego a recoger los pedazos, porque \"es mejor un plato roto que un niño roto\".

Es cierto. No existen hombres que nunca hayan roto un plato. No ha nacido el genio que nunca fracase en algo. Lo que sí existe es gente que sabe sacar fuerzas de sus errores y otra gente que de sus errores sólo casa amargura y pesimismo. Y sería estupendo educar a los jóvenes en la idea de que no hay una vida sin problemas, pero lo que hay en todo hombre es capacidad para superarlos.

No vale, realmente, la pena llorar por un plato roto. Se compra otro y ya está. Lo grave es cuando por un afán de perfección imposible se rompe un corazón. Porque de esto no hay repuesto en los mercados.

............

×

00-00-0000
Mensaje del Dr. Gustavo Berti y Alicia Schneider-Berti (fundadores del Grupo Renacer)
Gustavo Berti / Alicia Schneider-Berti

Queridos Hermanos de Renacer:

Debido a nuestra condición de grupo fundador recibimos frecuentes pedidos de integrantes de distintos grupos, en especial de aquellos que han comenzado a funcionar hace poco tiempo y los que están más alejados de los grandes centros. Las inquietudes por lo general se centran en dos aspectos: en el mensaje y fundamentos de Renacer y en saber si hemos de continuar en Río Cuarto con las jornadas de capacitación que veníamos haciendo cada dos años. Es con respecto a la primera inquietud que esta carta es enviada a todos ustedes y les encarecemos la den a conocer a aquellos integrantes de sus grupos que no tengan correo electrónico. Con respecto a las jornadas de capacitación queremos decirles que está a consideración la posibilidad de hacerlas durante las vacaciones de Julio del 2001. Cualquier novedad la comunicaremos por este medio.

Esencia y fundamentos de Renacer como grupo de ayuda mutua

El 5 de Diciembre de este año se cumplieron 12 años del nacimiento de Renacer en Argentina, en la ciudad de Río Cuarto. Desde ese instante este grupo se ha extendido a 4 países en nuestro continente y recientemente ha cruzado el océano Atlántico para comenzar en Barcelona y otras ciudades de España. Esto implica un crecimiento vertiginoso y, ciertamente, mayor a cuanto podía no ya pensarse, sino siquiera soñarse.

De este crecimiento hemos sido responsables todos nosotros, en mayor o menor medida, debido, fundamentalmente, a la actitud con la que hemos afrontado un destino adverso, demostrando así a nuestras familias, a nuestros amigos, a nosotros mismos y a la sociedad entera que es posible sufrir con dignidad y, a partir de Renacer, levantarnos por sobre nuestro dolor para ayudar a un hermano que sufre. Renacer ha crecido de esta manera tan explosiva, no por la difusión periodística que cada uno haya podido darle, tampoco por un azar del destino o una circunstancia fortuita, sino que lo ha hecho por tener un mensaje tan poderoso que ha roto barreras sociales, culturales y geográficas. Mensaje del cual todos nosotros, aun sin darnos cuenta, hemos sido y somos portadores, pero que al mismo tiempo, y por el hecho de ser portadores de ese mensaje que nuestros hijos nos han dejado, nos añade una responsabilidad extra en nuestras vidas, cual es la de llevarlo con dignidad y honestidad.

Este mensaje no es, a su vez, un mensaje común. En él está el recuerdo y la memoria de nuestros hijos, esa memoria colectiva que los padres que hemos perdido hijos estamos ayudando a formar, memoria que, a diferencia de muchas otras, no es de dolor, frustración o memoria en "contra de", sino que es memoria de amor, memoria que se construye y se levanta a favor de la vida, dando cuenta así de lo más noble del ser humano: su dimensión espiritual. -Goethe decía: la vida es amor, la vida de la vida es espíritu-, pero además, en este mensaje está implícita la esencia de Renacer, es decir aquello que hace que Renacer sea como es y sin lo cual no podría ser Renacer. Y es específicamente a este aspecto al que queremos dirigirnos hoy.

Esto es de particular importancia dado el crecimiento vertiginoso de nuestra tarea, al que ya nos hemos referido. Para darse una idea cabal de esto basta decir que el primer grupo de ayuda mutua que se formó en occidente es el de alcohólicos anónimos, que nació en USA en 1934 y tardó más de 25 años para cubrir ese país y Renacer en 12 años ha cubierto 5 países en 2 continentes. Pero este crecimiento tan rápido, al mismo tiempo que es motivo de alegría, debe serlo también de preocupación por la posibilidad de un crecimiento anárquico, tanto en sus fundamentos filosófico-antropológicos, como en la metodología a la que puede llevar una autogestión de cada grupo mal entendida. Esta es una posibilidad mayor en los grupos que son comparativamente más jóvenes y en aquellos que no participan de los encuentros latinoamericanos y de las distintas jornadas de capacitación en las que se vuelcan la continua capacitación así como el enriquecimiento aportado por distintos grupos al mensaje de Renacer. Esta anarquía puede producir -y en realidad lo ha hecho- problemas, tanto internos como externos. Pero también debemos saber que el mejor antídoto para todo tipo de dificultades es un conocimiento preciso de la esencia de Renacer, así como un discurrir en esta familia con honestidad conceptual.

En junio de 1997 escribíamos en la revista de Renacer que, desde el momento de su creación hemos trabajado, y debemos seguir haciéndolo, con aquello que es universal a nosotros, lo que es esencial a todos los padres que pierden hijos y esto es el sufrimiento que esa pérdida nos ocasiona y no las emociones o sentimientos que ese sufrimiento produce. Hemos puesto tanto énfasis en trabajar con aquello que es común a todos porque es precisamente la esencia, lo universal, lo que hay de común en las particularidades, lo que representa la unidad de la especie. Si trasladamos ahora esto a Renacer vemos que lo universal en las particularidades que somos cada uno de nosotros, con emociones y sentimientos tan personales y por ende disímiles, es el sufrimiento y que este sufrimiento universal representa, a su vez, la unidad de los grupos. Este sufrimiento universal es imperecedero, el sufrimiento siempre será sufrimiento -y lo que cada uno decida hacer con él-, mientras que las emociones y sentimientos son siempre perecederas y cambiantes, con el agregado que un sentimiento sólo puede ser reemplazado por otro sentimiento, y aquí vemos, implícito, un aspecto de fundamental importancia en el mensaje de Renacer: por amor a nuestros hijos, los que partieron y los que aún quedan, debemos reemplazar el sentimiento de dolor por un sentimiento de amor, y porque, como seres humanos que somos, podemos hacerlo, se transforma entonces y en nombre de ese mismo amor en un imperativo ético, como veremos más adelante.

Esta especie de introducción nos ha de abrir el camino para considerar los aspectos esenciales de Renacer a continuación:

1-El sufrimiento no es una enfermedad Hace ya 12 años, cuando iniciamos RENACER, lo hicimos con el firme convencimiento que el sufrimiento no era, ni lo será jamás, una enfermedad, sino una situación existencial, más aún, es una condición existencial del ser humano. Esto que parece ser una verdad de perogrullo adquirió su verdadera dimensión al cotejar nuestra experiencia, ya pasado algún tiempo, con la de otros grupos de autoayuda. Se hizo patente entonces que todos los grupos existentes trabajaban con enfermedades, fundamentalmente de tipo adictivo.

También se hizo evidente, a través de nuestro trabajo, que aún en casos de enfermedades el hombre no es su enfermedad, que el ser humano es infinitamente más que su enfermedad, y que precisamente en ese ser más que... es donde se hallaban los recursos necesarios para trascender esa conmoción existencial. El siguiente párrafo del libro "Una Vida Fascinante" de Elizabeth Lukas nos ayuda a comprender esto:

"Todo lo que el ser humano 'tiene' puede enfermar: cuerpo y alma. El intelecto y el sentimiento pueden ser perturbados por la enfermedad. A pesar de esto, nunca puede enfermar lo que la persona "es": la persona espiritual.

Por definición algo espiritual se encuentra más allá de salud y enfermedad, y por lo tanto más allá de la vida y la muerte. Por supuesto la persona espiritual que un ser "es" necesita de un medio de expresión, que el ser humano "tiene" en forma de su organismo psicofísico, similar a como la música necesita del violín para ser escuchada. Cuando el violín tenga un desperfecto ("está enfermo") nadie dirá que la música tiene un desperfecto ("está enferma"); y cuando el violín se haya roto ("muerto"), de manera que nunca más pueda tener sonido, nadie dirá que la música se ha roto ("muerto").

Es precisamente en esta dimensión espiritual donde se generan los fenómenos más humanos del hombre: el amor, la libertad y la responsabilidad y son estos fenómenos los que nos permiten darnos cuenta de un hecho capital para enfrentar nuestro destino:

"Una cosa es lo que nos ha pasado y otra cosa, y muy distinta, es lo que cada uno de nosotros decide hacer con aquello que nos ha sucedido"

Nosotros, al igual que ustedes hemos perdido un hijo, pero el haber sufrido con dignidad, el haber sido capaces de levantarnos y tenderle una mano a muchos padres sufrientes, no puede ser visto como mérito de ese hijo sino como un homenaje a él, por nuestra decisión.

Hemos trabajado con el convencimiento que, al enfrentarnos a situaciones límite nos damos cuenta, quizás por vez primera que somos seres históricos, envueltos en nuestro propio devenir, que la historia ya realizada no puede ser cambiada, que no tiene sentido continuar rumiando eternamente sobre ese pasado, y que la salida existencial yace por delante nuestro, en lo que aún queda por realizar de nuestro futuro, en otras palabras, que la única manera de eliminar la oscuridad es dejando que entre la luz.

A lo largo de este trabajo con padres sufrientes y grupos de ayuda mutua hemos tratado de transmitir la idea de algo común a todos los grupos de ayuda mutua: esto es que todos tienen que ver con el sufrimiento humano, más allá del origen de ese sufrir y que por lo tanto deben estar orientados hacia el hallazgo de sentido en ese sufrimiento, que el objetivo común no debe ser no sufrir sino no sufrir en vano, que deben ayudar a sus integrantes, no a trabajar con los hechos del pasado que no pueden ser cambiados, sino a abrirse a ese mundo en el que esperan las posibilidades aun latentes en sus vidas, que deben ayudarlos a elegir correctamente entre todas las posibilidades, que deben encontrar las opciones con sentido, que deben emprender el camino, el único camino con sentido que esa conmoción existencial les plantea: el camino final de humanización.

Frente a esta opción nos encontramos con otras frecuentemente usadas en muchos grupos de ayuda mutua. Algunos trabajan arduamente hacia el autoconocimiento de lo que está mal en sus integrantes y en la elaboración de las emociones, las que por su propio carácter de transitoriedad desaparecen ni bien se encuentra un sentido al sufrimiento que las origina. Uno de los graves problemas de esta orientación hacia la auto-observación es que lleva con frecuencia a cuadros de hipereflexión en los que se da vuelta continuamente, en círculos sin salida, sobre los problemas que aquejan a los miembros, llevando a estados de lamento continuo. Al respecto Elizabeth Lukas nos dice que son tres los peligros del continuo lamentarse:

1-Un sobredimensionar el motivo del lamento, el que es percibido en forma exagerada y atrae toda la concentración sobre sí mismo

2-El que se lamenta acrecienta su dolor y se siente cada vez peor: se ahoga en su pena.

3-La familia y la sociedad no lo toleran y abandonan al ser sufriente.

1ª. Preocuparse por el otro.

¿ Cuál es el primer paso en este largo y difícil camino que los grupos de ayuda mutua ofrecen?

¿Cómo hacer para sacar a los integrantes de estados de profunda concentración en sí mismo y preocuparse por el otro?. Se debe comenzar por aprender nuevas maneras de comunicación que partan desde lo mejor de cada uno hacia lo mejor del otro, aprender en ese proceso a ver al otro como aquel para quién yo soy el otro. Debemos darnos cuenta que no puede existir grupo de ayuda mutua alguno sin la presencia del otro hermano que sufre - ¿qué clase de grupo sería si yo fuese el único integrante?- Y lo mejor de cada uno es ese amor que aun tenemos, por nuestros hijos, por la vida, por Dios o por uno mismo, puesto que si los corazones estuviesen secos, sin nada de amor, nadie estaría en grupo alguno. Es entonces, a través de ese amor por el hermano que sufre y que está frente a mí, que podemos darnos cuenta que, en homenaje a nuestros hijos, hemos comenzado a reemplazar el sentimiento de dolor y desesperación por un sentimiento de amor.

Elizabeth Lukas nos deja la convicción de que "toda persona, aunque psíquicamente sea sumamente contrahecha y acorralada, podrá salvar su alma por la entrega de un poco de amor" Y el amor es humilde y es desapegado y es autorrenuncia, y estas tres características humanas han estado ausentes de la existencia en la mayoría de los integrantes de los grupos, y las tres son fenómenos que reflejan la auto-trascendencia humana. Hemos llegado así a "descubrir" que la respuesta del hombre al sufrimiento yace en la trascendencia, y se hace evidente una conclusión más: el sufrimiento no puede ser curado, ni resuelto, ni elaborado, el sufrimiento sólo puede ser...trascendido.

2. El grupo se debe, por encima de todas las cosas, a los padres nuevos y a los que más sufren. Para hacerlo propone una tarea basada en la auto-trascendencia, el sacrificio y la autorrenuncia. Por auto-trascendencia entendemos la capacidad del ser humano de orientarse a algo o alguien que no es él mismo, como es una persona a quien amar, una tarea que cumplir, o bien hacia algo no concreto, como sucede con los valores de actitud que, si bien emanan del hombre, no están dirigidas a si mismo, sino a la vida, a Dios, o a nadie en particular. Estos tres sentidos de nuestra auto-trascendencia confluyen en uno sólo, como quizás en ninguna otra ocasión en la vida, en los grupos de ayuda mutua: el ser sufriente a quien amar se vuelve la tarea a cumplir a través de los valores de actitud. Esta dedicación sin reparos a aquellos padres que recién ingresan o son más nuevos tiene una recompensa, no buscada, de enorme valor que reside en el hecho existencial de producirse el olvido del propio dolor al preocuparnos por el dolor de los demás.

Esta dedicación a los padres mas nuevos es cuestionada por algunos padres con mayor antigüedad en los grupos que expresan su preocupación por "continuar creciendo", por seguir en el camino del "crecimiento interior" y ven este camino dificultado por esa dedicación. A esto contestamos con el mayor de los énfasis que, para Renacer Río Cuarto, el "crecimiento interior" tan buscado consiste en la cada vez más cercana aproximación a la compasión vivida (no reflexionada). En otras palabras: no se llega a ser compasivo a través de la lectura o la reflexión, sino merced al amor compartido con aquellos con quienes el destino común nos ha hermanado. En cuanto al dedicarse a los padres nuevos, ¿qué importa cuantas veces escuchemos a otros padres hablar de su sufrimiento, si nosotros mismos somos, cada vez, personas distintas? Por otra parte, todos los padres son libres de seguir buscando fuera de Renacer cuanta alternativa de crecimiento interior les sean factibles, y brindarlas, a su vez, en las mismas reuniones para el enriquecimiento de todo el grupo.

3. El sacrificio y el esfuerzo deben ser personales. Ellos deben ser parte de lo que nosotros, padres que hemos perdido hijos, estamos dispuestos a dar a la vida como un homenaje a esos hijos que tanto nos han marcado con su partida. RENACER no debe ser sólo un lugar donde vamos a buscar ayuda, no; es un lugar donde vamos a dar lo mejor de nosotros en nombre de todos los hijos que con su partida ( no una pérdida inútil) han contribuido a despertar espiritualmente a tantos padres, ayudando a hacer seres solidarios y compasivos, receptivos al dolor de los que sufren, y todo esto, sólo y únicamente por nuestros hijos, los que han partido y los que aún están físicamente con nosotros. Por este solo hecho la dimensión existencial, no importa cuan breve haya sido, de nuestros hijos se acrecienta con cada palabra de aliento, de esperanza que sale de nuestros corazones. Y esto es amor, ese amor incondicional que ni siquiera necesita de la presencia física del ser amado. Y cuando este amor se vuelca a la vida, como decía Rilke, con toda su tragedia y su belleza, la vida misma nos protege, nos defiende y poco a poco nos damos cuenta que somos parte de ella, que nada sucede porque si, que quizás perder un hijo era en realidad nuestro destino, de que finalmente estamos en paz con la vida misma, como decía Amado Nervo:" Vida, estamos en paz, nada me debes, nada te debo". Si en lugar de vida quieren poner Dios, es exactamente lo mismo, utilizamos el término vida porque llega aún a los agnósticos. Por esto decidimos desde el primer día que la tarea del grupo debía ser llevada a cabo con nuestros propios recursos. Es muy fácil hacer cosas con dinero de otros, en especial de políticos, pero hacer eso sería un pobre homenaje a nuestros hijos. Es por esto que decimos no a la personería jurídica (institucionalización), para no poder pedir dinero a nadie en nombre de RENACER.

4. La tarea de Renacer es solidaria y gratuita

5. Renacer no se identifica con causa alguna mas allá de su misión.

6. Renacer no tiene preámbulos. Esto se basa en el hecho que al preambulizar se esquematiza y limita lo que debe fluir como la vida misma, es la pérdida de las infinitas posibilidades en el altar de la forma (lo ya escrito). Los preámbulos pueden ser necesarios para otros grupos de ayuda mutua, sobre todo aquellos que tienen que ver con adicciones, en los que es necesaria una severa reglamentación, pero en modo alguno son aplicables a Renacer, puesto que la vida y la muerte siguen siendo un misterio ante el que el hombre sólo puede inclinarse y tratar de verlo con los ojos de un nuevo hombre, por primera vez.

7. Objetivos de Renacer

A) Enfrentar el dolor (la realidad dolorosa)

B) Aprender de esta realidad que nos toca vivir

C) Otorgar al sufrimiento un sentido, y en este proceso

D) Dar un nuevo significado a la vida.

De esta manera dejamos amplia libertad a cada padre para que haga su aprendizaje y encuentre sentido a su vida, a su sufrimiento. Así, el padre que a través del dolor descubre (asombrado) su dimensión espiritual, y a través de ella su capacidad de trascender y renunciar a su sufrimiento, lo hará a través de lo que escucha, cada vez diferente, en RENACER; de su propio camino intuitivo, alimentado por el AMOR que encuentra en el recibimiento y en las reuniones en si, y no lo hará porque lo leyó en los objetivos. Así también decimos que la paz y la serenidad no son un objetivo en si mismos, sino el resultado de una tarea bien hecha: al trascendernos para acercarnos al otro ayudándolo a recuperar la esperanza, nace en nosotros una paz interior profunda y perdurable.

8. La más absoluta horizontalidad y abarcabilidad de los grupos. Somos todos absoluta y totalmente iguales porque todos hemos entregado hijos a la vida antes de lo deseado, sin importar la edad o causa de la partida, lo que nos une es el sufrimiento común. Mientras en el mundo exterior -léase trabajo, entretenimientos, amistades- muchas cosas nos separan, en Renacer debemos trabajar con aquellas que nos unen. Hubo, en la historia de Renacer, padres que quisieron hacer subgrupos de afinidades por compartir las causas de la partida de sus hijos, y el primer intento fue el de hacer un Renacer para padres jóvenes. De haber prosperado esta idea hoy habría subgrupos para padres de hijos muertos por accidentes, por asesinato, por suicidio, por cáncer, por SIDA, por mala praxis y así sucesivamente, pero lo que ya no existiría es Renacer, y entonces estaría cada uno por su lado buscando justicia, porque los subgrupos por afinidades se convierten rápidamente en grupos de victimas, y la característica de las victimas es que transfieren la responsabilidad por su destino a quien consideran su victimario.

9. No tenemos personería jurídica. Este es un punto muy importante del mensaje de Renacer. Nosotros estamos convencidos que cuando muere un hijo algo nuestro muere, pero también sabemos que podemos elegir entre dejar morir nuestro ser o dejar morir nuestro ego. Si dejamos morir nuestro ser el mensaje final que damos a la sociedad es que nuestros hijos que partieron han sido nuestros verdugos, y este es un mensaje que ningún padre quiere dar, por lo que la única alternativa que nos queda es dejar morir nuestro ego, hecho que por otra parte, es consistente con la experiencia de cuanto grupo de ayuda mutua o autoayuda existe, en cuanto la actitud de humildad es imprescindible para superar toda crisis. Pero, si hemos decidido dejar caer nuestro ego no queremos tener personería jurídica puesto que implica la necesidad de cargos y con ello trae aparejado un reverdecer del ego y en cuanto este aflora es entonces nuestro ser el que sufre y cae. De manera que la creación de cargos en Renacer atenta de igual manera contra la horizontalidad del grupo y contra su fundamento antropológico. Existe otra razón para oponerse a la existencia de cargos en Renacer y es el hecho que ningún padre puede, ni podrá jamás, ordenarle a otro padre lo que puede o no hacer y a tal efecto vale recordar que estamos en el grupo por nuestros hijos que han partido y no por mérito personal y en varios encuentros nacionales y latinoamericanos hemos dicho, respecto a la igualdad que debe existir entre los padres, que " aquel que quiera levantar su cabeza por encima de otro padre, cuando mire hacia abajo se dará cuenta que está parado sobre el cadáver de su hijo" Por último, por si lo anterior no fuese suficiente, existe otra razón, que hemos mencionado anteriormente, para no tener personería y es que sin ella es imposible pedir dinero a nadie, en especial a quienes puedan luego reclamar una "devolución de favores".

Debemos aquí hacer una salvedad que atañe a los hermanos de Renacer Chile, quienes comenzaron con la metodología de Amigos Compasivos antes de denominarse Renacer. En los grupos de Amigos Compasivos existe la personería jurídica y en la hermana República de Chile han seguido esos lineamientos desde sus comienzos.

10. Porque Ayuda Mutua y no Autoayuda. - Si bien RENACER nació como grupo de autoayuda, desde hace más de 6 años se ha cambiado éste término por el de ayuda mutua. En la elección del término ayuda mutua por sobre autoayuda hemos respetado el concepto frankleano de la felicidad como resultado y no como meta, y consideramos que la ayuda a uno mismo es el resultado de una tarea adecuadamente cumplida que consiste en la ayuda a un hermano que sufre y en ese proceso de ayudar a otro me ayudo a mi mismo en una tarea de ayuda mutua. Esta vuelta de tuerca existencial de "recibir para después dar" (tan frecuente en los "preámbulos" de grupos de autoayuda) hacia el "dar para recibir" de Renacer, es consistente con el postulado cristiano y reafirma la auto-trascendencia del ser humano que se reconoce en la siguiente frase de Frankl: " El hombre que se levanta por sobre su dolor para ayudar a un hermano que sufre trasciende como ser humano", uno de los lemas de Renacer.

Se nos ha dicho que cuando perdemos un hijo estamos tan llenos de dolor que no tenemos nada para dar salvo dolor y desesperanza y que como podemos, entonces, ir a un grupo a dar algo de nosotros, y esto quizás ha sido cierto hasta que llegó RENACER a proponer un cambio existencial, a decir que la pérdida de un hijo es una condición permanente, pero el sufrimiento que ello produce no debe ser permanente y que, aun inmersos en las más profundas crisis, siempre nos queda la libertad para decidir la actitud con la que hemos de enfrentar nuestro destino.

Siempre que perdemos un hijo estamos dando algo al mundo: ¿qué damos? Nada menos que una señal, un mensaje que toda la sociedad percibe, un mensaje que damos con nuestra actitud y que por lo tanto perdura y con el que sólo podemos decir dos cosas: que la muerte todo lo puede, que el amor es incapaz de derrotarla, que todo está perdido, que después de todo los hijos que partieron fueron artífices de nuestra destrucción, o podemos decir que fuerte como la muerte es el amor, que hemos decidido vivir después de todo, con la frente alta y como homenaje a nuestros seres queridos que nos han precedido en ese viaje evolutivo que llamamos muerte, y que siempre nos acompañan y esperan de nosotros sólo lo mejor.

Como vemos, aún sin saberlo estamos dando desde el primer momento, y es aquí, entonces, que RENACER nos pide, nos mueve a que demos lo mejor de nosotros, a que demos el mensaje que es nuestro lema " A Pesar de Todo Sí a la vida", pero a una vida de amor y plena de sentido, pues fuerte como la muerte es el amor.

Hemos aprendido que la felicidad no es una meta, sino que nos es otorgada como resultado de una tarea cumplida adecuadamente, y que mejor tarea para hacernos felices, que aquella que llevamos a cabo en nombre de nuestros amados hijos, y esto es precisamente lo que hacemos al ayudar a otros padres que han perdido hijos. Si conseguimos que esto se transforme en una misión para nosotros, con todo el significado que esa palabra tiene, habremos encontrado una verdadera y valiosa razón para seguir viviendo, aparte de los hijos y familiares que quedan, es decir algo para que vivir por nosotros mismos, y nos trae a la memoria esa frase de Nietzsche, tan citada por Frankl: " Quien tiene un por qué vivir, siempre encuentra el cómo "

A lo largo de estas líneas nos hemos acercado a una nueva propuesta para los grupos de ayuda mutua, a un nuevo camino a recorrer por los seres sufrientes; camino que partiendo de la desesperanza de la soledad existencial y un sufrimiento sin sentido aparente, nos conduce a una existencia valiosa, auténtica, que se afirma a sí misma en una lucha laboriosa y honesta, no para no sufrir, no para olvidarnos, sino para reafirmar nuestra firme decisión de volver a empezar una y cuantas veces sea necesario, pero haciéndolo con la frente alta, mereciendo, como decía Dostoievsky, ser dignos de nuestro sufrimiento pues igualmente digno y valioso es el origen de ese sufrir.

Y poco a poco se va haciendo evidente que la propuesta de RENACER, aún como grupo de ayuda mutua, va mucho más allá de un mero confortar a los que sufren, va transformándose en un imperativo ético. Heidegger define la ética como el pensar (y actuar) que afirma la morada del hombre en el ser. En otras palabras, es el camino que lleva al hombre a su ser, el camino que lo lleva a alcanzar su humanidad. Es el camino final de humanización propuesto anteriormente. Y no puede ser otro que éste el camino que nuestros hijos, los que partieron y los que aún están, la vida y nosotros mismos merecemos y que, al mismo tiempo, ha de proteger a RENACER de todos los peligros y dificultades que tendrá que enfrentar a lo largo de su historia.

También se nos podrá objetar que es un camino difícil y que quizás no todos puedan seguirlo, se nos propondrán alternativas más fáciles y más tentadoras y frente a eso sólo podremos escuchar a nuestra conciencia y la silenciosa voz de nuestros hijos que siempre han de indicarnos el camino más valioso, no el más fácil. Por eso RENACER nos pide que tomemos el camino más valioso, aquel que nos lleva a renunciar a nosotros para pensar en el hermano que sufre. Pero ésta demanda que recae sobre nuestros hombros no queda sin recompensa, puesto que mientras más renunciamos a nosotros, mientras más nos olvidamos de nosotros y nuestras emociones, más cerca estamos de nuestra esencia, de aquello que verdaderamente somos: Seres humanos, y hemos así recorrido el camino ético que RENACER pretende, el camino que nos lleva a nosotros, los hombres, a vivir en el ser.

Después de todo, como decía Goethe, como he de encontrar mi horizonte si no elevo mi mirada al cielo.

×

00-00-0000
MI HIJO HA MUERTO ¿QUÉ PUEDES HACER PARA AYUDAR?
Elspeth Ludemann

A una miembro del cuerpo de matronas del Reino Unido le dieron este escrito en un hospital en Nueva Zelanda cuando perdió su hijo antes de nacer este año. Este escrito se ofrece a todas las mujeres que han experimentado una pérdida.


Por favor, no preguntes “¿cómo estás?” a no ser que quieras realmente conocer la respuesta.
“¿Cómo estás?” se ha convertido en un saludo sin significado cuya respuesta esperada es “bien”. Pero yo no estoy bien. A lo más estoy un poco frágil y la mayor parte del tiempo estoy mucho peor. Me siento desconcertada, enfadada, herida, culpable. Pero estos y otros sentimientos normales que siguen la muerte de alguien que tu amas no son la materia de una conversación educada. Así que si no estás preparada/o para escuchar al respecto, mejor es que elijas otra forma de saludarme.


No esperes mucho de mí demasiado pronto.
Si me hubiera roto la pierna yo me la habría escayolado y no esperaría que volviera a estar normal durante meses. No se pueden escayolar sentimientos rotos ni verse las cicatrices. Pero necesitan tiempo para sanar y yo necesito tiempo para acostumbrarme a darme cuenta de que “normal” de ahora en adelante es vivir sin mi hijo.


No ignores la muerte o el niño que ha muerto.
No tendrías ningún problema en hablar acerca de las buenas noticias. Si simplemente hubiera ganado el bono-loto, sería la primera cosa que mencionarías. Las malas noticias son diferentes: probablemente no sepas qué decir, ni cómo decirlo. Pero la muerte de mi hijo es la cosa más importante en mi vida y ayuda reconocerlo.


Sé honesta/o y procura evitar lamentos.
“Es terrible, no sé qué decir” ayuda mucho más que frases de cliché que no son ciertas de ninguna manera. El tiempo por sí mismo no cura, el hecho de que nos tenemos el uno al otro es irrelevante porque dos personas que caen no se pueden salvar mutuamente y no hay consuelo en la idea de que la desgracia es la voluntad de Dios.


No pienses que tener o ser capaz de tener otros niños disminuye el dolor por mi hijo muerto.
Un hijo que pierde un juguete favorito no se aplaca por tener un substituto. Y así ocurre con las personas. Yo amaba mi hijo por lo que tenía de propio, no como una pieza intercambiable en un conjunto y el duelo por él, al menos en principio, afecta más que fortalece los lazos con otros niños.


Si quieres ayudar, haz ofertas específicas más que promesas vacías.
Decir “si hay algo que pueda hacer...” puede hacerte sentirte buena persona, pero lo más probable es que no pueda usar tu ofrecimiento porque probablemente no sepa que necesito y no estoy seguro que significa “algo”. Sin embargo, si vienes con comida, con el ofrecimiento de cuidar a los niños o simplemente la voluntad de escuchar tu amabilidad será aceptada con agradecimiento.


Practica, no prediques.
No importa lo débil o fuerte que sea mi fe o cualesquiera que sean tus creencias, este no es el momento de sermones.


Sé sensible.
Encuentro difícil creer que la vida en el mundo exterior va ha seguir cuando mi mundo privado se ha hundido. Espero que la muerte de mi hijo no me deje amargura. Pero me llevará tiempo antes que el peso de mis propios sentimientos se aligeren lo suficiente como para permitirme compartir tus penas y alegrías.


No esperes de mí que siga una forma preestablecida de lamento.
Negación, enfado, culpa, depresión y aceptación son fases en el proceso de duelo, pero no hay dos personas que lo vivan del mismo modo. Tendré días malos y días buenos, algunos días podré superar mucho y otras veces me sentiré abrumada por pequeñas cosas. Puede parecerte ilógico, pero los sentimientos suelen serlo.


No confundas control con superación.
Un gesto rígido en los labios probablemente signifique que sujeto las riendas de mis sentimientos no que me haya acostumbrado a ellos. Puede ser que no te sientas cómoda/o con un grito o un llanto pero son algo mucho más saludable que el entumecimiento, que es una señal de negación.


Mantente en contacto.
Siempre agradeceré el apoyo moral y práctico que me diste inmediatamente después de la muerte de mi hijo. Sé que tienes que seguir con tu propia vida. Pero la pena no termina con el funeral y una llamada de teléfono, una nota o una visita me hacen ver que no me olvidas.
La muerte de mi hijo me ha dejado espiritualmente rota. Me llevará un tiempo recomponer las piezas para reconstruir las relaciones. Pero cuando las cosas van realmente mal, saber que hay un amigo puede ser todo lo que necesito para inclinar la balanza a favor de la recuperación.


Elspeth Ludemann

×

00-00-0000
Extractado de CORAJE - La alegría de vivir peligrosamente
OSHO

Una de las leyes fundamentales es que todo lo que escondas seguirá creciendo, y todo lo que expongas, si es malo, desaparecerá, se evaporará en el sol y, si es bueno, será nutrido.Justo lo contrario de lo que ocurre cuando escondes algo.
Lo que es bueno empieza a morirse porque no se nutre, necesita el viento, la lluvia y el sol. Necesita tener a toda la naturaleza. Solo puede crecer con la verdad, se nutre de la Verdad. Deja de nutrirlo, y se empezará a quedar dada vez más delgado.
La gente está matando de hambre su realidad y engordando su irrealidad.Tus rostros ideales se alimentan de mentiras, tienes que inventarte cada vez más mentiras. Para que una mentira se sostenga, tienes que mentir cien veces más, porque una mentira se sostiene con mentiras mayores. Cuando te escondes detrás de una fachada, lo verdadero empieza a morirse, y lo falso prospera, va engordando. Si te expones, lo irreal morirá, no tiene otra salida, porque lo irreal no puede permanecer al descubierto. Solo puede permanecer en secreto, solo puede conservarse en la oscuridad, solo puede permanecer en los túneles de tu inconsciencia. Si lo sacas a la conciencia, comenzará a evaporarse.Este es el secreto del éxito del psicoanálisis. El un secreto muy simple, pero es todo el secreto del psicoanálisis.
El psicoanalista te ayuda a sacar al nivel consciente todo lo que está en tu inconsciente, en las esferas más oscuras de tu ser. Lo saca a la superficie donde tú lo puedes ver, entonces, ocurre un milagro: el mismo hecho de que tú lo veas es el principio de su muerte. Y si se lo puedes contar a alguien –esto es lo que se hace en el psicoanálisis, si puedes exponerlo ante tu psicoanalista-, incluso revelarlo delante de una persona es suficiente para provocar grandes cambios en tu ser. Pero revelarlo a tu psicoanalista es limitado, solo se lo has expuesto a una persona, en privado, con la condición de que no lo hará público. Forma parte de la profesión del médico, el psicoanalista, el terapeuta, el no decírselo a nadie, el mantenerlo en secreto forma parte de su juramento. Por lo tanto, es una revelación limitada pero, sin embargo, ayuda.Si puedes exponerte religiosamente -no en privado, no ante un profesional, sino en todas tus relaciones-, es psicoanálisis veinticuatro horas al día, todos los días. Es psicoanálisis en todo tipo de circunstancias: con tu mujer, con tu amigo, con tu pariente, con tu enemigo, con un extraño, con el jefe, con el criado. Te relacionas las veinticuatro horas.Si te sigues exponiendo... al principio te dará mucho miedo, pero pronto empezarás a reunir fuerzas, porque cuando se expone la verdad esta reúne fuerzas y la mentira muere. Y cuando la verdad se vuelve más fuerte, tú estás mas arraigado, más centrado. Empiezas a ser un individuo, desaparece la personalidad y aparece el individuo.La personalidad es falsa, la individualidad existe. La personalidad sólo es una fachada, la individualidad es tu verdad. La personalidad viene impuesta desde fuera, es tu personaje, una máscara. La individualidad es tu realidad, es como te ha hecho Dios. La personalidad es una sofisticación social, es un lustre social. La individualidad está sin refinar, salvaje, fuerte, con un enorme poder.Sólo tendrás miedo al principio. Por eso es necesario que tengas un Maestro, para que el principio te pueda llevar de la mano, para que te pueda apoyar al principio, para que pueda dar los primeros pasos contigo. El Maestro no es un psicoanalista, es eso y mucho más. El psicoanalista es un profesional, el Maestro no es un profesional. Su profesión no es ayudar a gente, es su vocación. Lo hace por amor, por compasión. Puesto que lo hace por compasión, solo te lleva hasta donde le necesitas. En cuanto empieza a sentir que puedes ir por tu propio pie, empieza a soltarte la mano. A ti te gustaría seguir sujetándola, pero él no te lo permitirá.Cuando estás listo, eres valiente, te atreves, cuando has probado el sabor de la libertad, la libertad de exponer tu realidad, puedes seguir tú solo. Puedes ser una luz para ti mismo.No necesitas ninguna idea para saber quién eres. De hecho, tienes que renunciar a todas las ideas, sólo así sabrás quien eres.Expónte poco a poco, no es necesario que des saltos que no puedas controlar, vete paso a paso, gradualmente. Pronto conocerás el saber de la verdad, y te asombrarás al ver que tus años han sido una absoluta pérdida de tiempo. Tu vieja identidad se perderá, tendrás una concepción totalmente nueva. Realmente, no será una identidad sino una nueva visión, una nueva forma de ver las cosas, una nueva perspectiva. No podrás volver a decir “yo” y que detrás de esa palabra siga habiendo algo, usarás esta palabra porque es útil, pero sabrás que la palabra no tiene ningún significado, ninguna naturaleza existencial, detrás de este “yo” se esconde un océano infinito, vasto, divino.No volverás a tener una nueva identidad, tu vieja identidad se perderá y, por primera vez, empezarás a sentirte como una ola en el océano de Dios. Esto no es tener una identidad porque tú no estás en ella. Has desaparecido, Dios te ha inundado.

×

00-00-0000
La aceptación del sufrimiento - Viaje del Alma - Edit. Grijalbo
Anna Inés de Avruj

Se dice que la aceptación del sufrimiento es el principio de su liberación. El dolor es una parte de la experiencia humana, si nos atrevemos a sumergirnos en ella, emergemos fortalecidos espiritualmente.
En un seminario, el psiquiatra Richard Moss habló sobre el sentido del sufrimiento:
"Si te paras arrogante ante él, se te puede volver insoportable; si lo haces con dignidad, puede abrirte los ojos al infinito. Elige cómo cargar esta cruz. ', (..) Ia sabiduría de las ideas no te protegerá del sufrimiento. No importa cuánta energía puedas convocar, tampoco te liberará. Hasta que la energía corra por sí misma, sin ninguna intención, sin cambio. Permite que el sufrimiento abra tus ojos y tu corazón al infinito."
Uno de los más grandes obstáculos para nuestro desarrollo espiritual es el miedo al sufrimiento: nos hace detenemos cuando nos enfrentamos con las dificultades y conflictos inevitables, retacea nuestras fuerzas y poraliza nuestros impulsos más generosos, a menudo nos hace abandonar o fracasar en nuestros compromisos intemos o externos." (Roberto Assagioli, psiquiatra) Viktor Frankl, psiquiatra, dice que el amor nos hace fuertes para asumir mejor el dolor y que el sufrimiento aumento nuestra capacidad de amar El sufrimiento, el enfrentamiento con una situación inevitable, con algo que no se puede cambiar, nos presento la oportunidad de provocar un cambio dentro de nosotros, un cambio de actitud hacía un actitud más humana. Ante las lecciones más dolorosas que la vida nos presento, nosotros podemos rebelamos, acusar, negar, o podemos asumir la actitud más auténticamente humano, que es intentar comprender, asumir que estamos ante una lección, cambiar algo en nosotros en lugar de querer cambiar el proyecto de Dios o de la Realidad. Tl hombre es el único ser capaz de transformar una tragedia en un logro humano... depende de la actitud que asuma ante ella.

Extraído del libro: "Viaje del Alma" de Anna Inés de Avruj, Edit. Grijalbo

×

00-00-0000
El dia que no est
Jordi

Un dia no estaba y pense no puede ser...recorri el camino hacia atras y no encontre mas que recuerdos...recorri hacia delante en busca de la verdad y no encontre una verdad con respuetas....
un dia mire dentro de mi y encontre que vivia hay dentro, pero encontre ,tanbien el amor y tanbien mi alma,vivian juntos. que hacer preguntaba,ami mismo....
recorde lo que buscaba y compredi.....compartir...
un dia un maestro les dijo.si plantas una semilla y luego la excabas diariamente,con el objeto de comprobar si esta germinando,jamás podra echar raices. cuidala con esmero,pero dejala florecer........

×

Nova Web

Benvolguts pares després d'uns anys per fí en veig en anims per desenvolupar la nova web de renéixer Girona.

Trobada IX a Andorra

Trobada anual a nivel nacional pels dies 19 a 21 de setembre de 2014.
Programa en pdf

Testimonis

Hasta siempre... | Juan Vladimir - Entrar

Xat de Renéixer Girona

Pots establir comunicació amb varis mares i pares - Entrar

Teléfons de Girona

Margarita 687 74 32 17
Mati 655 78 21 12

Fòrum

Tan sencillo como que no lo supero... | confusa - Entrar

Cartes i Escrits

las respuestas del silencio... | amigos compasivos - Entrar

Ajuda

Si tens algun problema en utilitzar aquest lloc , comprova si és algun d'aquests . Si no és així escriu-nos a reneixer@reneixer-girona.org i comenta'ns-ho .

Intento iniciar sessió com a usuari registrat però el navegador m'indica que el meu nom d'usuari o clau són incorrectes . El problema és que estàs escrivint malament el teu nom d'usuari o contrasenya. Recorda que el teu correu electrònic no és el teu nom d'usuari. Si no recordes o no saps la teva clau , completa el següent formulari per esbrinar-ho.

Intento iniciar sessió com a usuari registrat però encara introdueixo correctament meves dades no ho aconsegueixo . El problema pot residir en que el teu navegador no tingui activada l'opció que permet la utilització de cookies ( galetes són petits arxius que s'escriuen al teu ordinador, necessaris per poder-te reconèixer com a usuari registrat , en aquest cas ) . Si utilitzes Microsoft Internet Explorer has d'anar al menú Eines > Opcions d'Internet> Privadesa i establir a Configuració l'opció Mitja Alta . Prem aquí per observar una captura de pantalla amb la configuració que has de triar .

Intento accedir al xat però no puc . El problema pot residir en que la configuració de seguretat del teu navegador tingui activat un nivell de seguretat que no permeti la utilització del xat . Per habilitar un nivell de seguretat òptim , si utilitzes Microsoft Internet Explorer has d'anar al menú Eines > Opcions d'Internet> Seguretat i establir a Internet l'opció Mitjana. Prem aquí per observar una captura de pantalla amb la configuració que has de triar . ×

This modal has video

un click fora de la finestra l'hi torna a la web

×

Qui som

Grup d'Ajuda Mútua per a pares que comparteixen una experiència dolorosa de vida, la pèrdua de fills, i que es reuneixen amb el propòsit d'afrontar el seu dolor.

La pèrdua d'un fill ens planteja una nova i difícil situació plena de dubtes, temors i incerteses. Son molts els interrogants que ens surgeixen: -¿Per què m'ha succeït a mi? -¿Per què justament ara? -¿S'acabarà alguna vegada el dolor? -¿Cóm puc seguir vivint si el meu fill ja no hi és? .....

¿Cóm participar?

El grup no té fins lucratius. L'únic requisit per pertànyer als grups es voler REBRE I DONAR AJUT. Renéixer no està vinculat a cap religió, secta, partit polític o organització. ES TOTALMENT GRATUÏT.

Renéixer no avala ni recolza opinions o actuacions personals de cap dels seus membres que sean expressades públicament i que involucren al grup en activitats que la seva finalitat sigui aliena al mateix.

×

Objetius

×

Renéixer a Espanya

A continuació et presentem un llistat dels diferents Grups Renacer constituits en Espanya.

Barcelona

Carmen y Manuel 645 929 133
Antonio e Isabel 656 407 977 y 934 386 293
Carlos 616 420 994
Pati Llimona . Reuniones el segundo y cuarto viernes del mes de 19:30 a 21:30

San Sebastián

Renacer_Donostia, telef: 672 432 063
Casa de Cultura Ernest Lluch.
Las reuniones son el 1º y 3º viernes de cada mes de 18 a 20 horas

Dos Hermanas( Sevilla)

Pilar y Manolo, Móvil. 692 638 005 Fijo. 955 730 797
Angelita, 955 666 739
Biblioteca Municipal de Dos Hermanas
c/Huerta Palacio s/n al lado del Ayuntamiento.
Las reuniones son el 1º y 3º sabado de cada mes.
Invierno de 18 a 20 horas.
Verano de 19 a 21 horas.

Tafalla(Navarra)

Coordinadores:
Gloria Baigorri 948 703 022
Antonio Casas y Mª del Carmen 948 263 338
renacernavarra@gmail.com Locales:
Salón Civico u hogar de Jubilados de Tafalla
C/ Paseo
Las reuniones son el último sábado de cada mes de 17 a 19 horas

Pamplona

Coordinadores:
Fernando y Maite 948 263 130
Antonio Casas y Mª del Carmen 948 263 338
renacernavarra@gmail.com Locales:
"CIVIBOX" Escuelas José Vila
C/ Tajonar nº 14
Las reuniones son el 1º sábado de cada mes de 17 a 19 horas

Vilanova i la Geltrú(Barcelona)

Dolores 676 088 930
Josep 626 954 110
Centre Cívic i Esportiu la Collada .
C/ Turbina 19
Reuniones Martes de 19 a 21 horas

Córdoba

Inmaculada 687 786 464
.................. 627 299 265
c/ Fuente de los picadores s/n ( frente al meson del toro)
Reuniones el primer martes de cada mes a las siete de la tarde (si el martes es fiesta se pasa al siguiente).

La Bañeza(León)

Adelaida 987 66 43 93 ó 676 242 346
Mª Paz 639 55 54 94

Lloret de Mar

Carlos Maeso 616 420 994
renacerlloret@yahoo.es

Galicia

Rosario 699 744 545

la Rioja

Mª Angeles Berceo 941 24 08 63
renacerlarioja@yahoo.es
Local de reunión:
Centro Cívico Lobete en Logroño
el 2º miércoles de cada mes de 18:00 a 20:00 horas

Zaragoza

Mª Antonia 976 537275 -- 673 20 23 20
Laura 658 532 373
renacerzaragoza@gmail.com
Local de reunión:
Centro Cívico Universidad
C/ Violante de Hungría, nº 4 - 50009 Zaragoza
el 2º y 4º jueves de cada mes

×

Renéixer al Món

Pots trobar en diversos països del món Grups Renacer constituïts.

A continuació et presentem un llistat dels que al dia d'avui compten amb lloc web propi.

Si desitjes accedir a una completa informació de tots els grups Renéixer al món, et suggerim que visitis el lloc web de Renéixer Argentina.

Renacer México

Fundacion Quetzalli Renacer
Mariano Matamoros No 702
apizaco Tlaxcala Mexico
dias de reunion cada 15 dias de 19 a 21 hrs tel de contacto 01 2414172017
cel: 044 24141188579
yolanda rodriguez galaviz
arnulfo sanchez cortes fun.quetzalli@hotmail.com
×